Gracias a los porno-ojos de Sebastian Gherrë, se hizo posible HDA (Historia del Arte) la primera muestra del artista audiovisual que ha profundizado en retratar la vida sexual de jóvenes homosexuales bajo la fórmula de una “documentación no premeditada”, es decir, una antropología viva del deseo vuelta imágenes.